Cursillo de python: Continuemos…

Hoy en el cursillo de Python no vamos a hacer más que aprender a usar la consola de python y poco más. Es porque me parece bastante importante y nos ahorrará bastante trabajo. Además, es bastante sencillo.

Va dedicado especialmente a los usuarios de Linux. Python, como ya hemos dicho anteriormente, es un intérprete. La mayoría de las distros lo incluyen hoy en día, porque es bastante conocido y usado. Si tenemos Ubuntu, no nos tendremos que preocupar de nada más. Creo que distros como Fedora y OpenSUSE lo usan, así que tampoco.

Para todos aquellos que no cumpláis las condiciones anteriores, debemos instalarlo. Pero antes de nada, creo que viene mejor comprobar si lo tenemos: ejecutamos:

$ python

y si en vez de devolvernos un error nos devuelve esto y se queda sin hacer nada, no pasará nada, ya que significa que lo tenemos instalado.

>>>

Estas líneas son el prompt de Python, al igual que lo son $ para el prompt de shell de linux o # para ser root. Y al igual que introducimos en el shell “sudo apt-get …” en el prompt de python podemos hacer lo mismo. Cada vez que veáis los signos, significa que estamos ejecutando eso en la consola.

Para empezar a practicar, haremos el mismo ejemplo del primer capítulo del curso: el hola mundo.

>>> print “Hola Mundo”
Hola Mundo

Tan simple como eso. Algunos estaréis preguntando ¿pero dónde está el #!/usr/bin/env python? ¿y la línea del coding? Pues aprovecho para recordarles que al menos la primera no es necesaria, ya que se usa para que los sistemas Unix/Linux puedan ejecutar el código con el intérprete adecuado. Como aquí estamos ejecutando algo con el intérprete abierto, no tiene sentido.

Variables

Para asegurar conceptos, vamos a avanzar un poco más, y vamos a empezar a tocar las variables. Éstas son algo muy sencillo. Las podemos definir como que es un dato que almacenamos y que lo podemos llamar las veces que queramos. Creo que con un ejemplo lo entenderemos mejor:

>>> variable = “Este es el texto de una variable”
>>> print variable
Este es el texto de una variable

Pero, vamos a ver, ¿tú no habías dicho que a la hora de imprimir un texto hay que ponerlo entre comillas? Sí, pero en este caso, lo que tenemos en la 2ª línea es el nombre de una variable ya definida, y no nos imprime el texto “variable”, sino que imprime el texto que contiene la variable “variable”: “Este es el texto de una variable”.

Igual os preguntáis que para qué puede servir un script con dos líneas si con una hace el mismo efecto. Pues aquí es poco útil, pero cuando tengas un script de varias decenas de líneas, quizás cientos, de poner el nombre de una variable. Además, si es un dato introducido por el usuario, es algo que no le puedes pedir siempre que lo ponga.

Además, las variables pueden contener cualquier tipo de datos, ya sea un número, una cadena de caracteres, una clase, etc…
Bueno, pensé que el artículo iba a ser más corto, pero se ha alargado considerablemente. Por eso creo que por hoy ya tenemos bastante. ¡¡Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.